Mi?rcoles, 24 de diciembre de 2008

Los 5 videojuegos m?s extra?os - 5? parte y ?ltima

TRIO The Punch

Año de lanzamiento: 1990
Desarrollador: Dataeast
Plataforma: Arcade, PSP, PS2

Muchos juegos pudieron ser considerados en esta lista, pero en realidad su cualidad de "extraño" nacía de las diferencias culturales que existen entre Oriente y Occidente. Lo que aquí nos parece inusual y disparatado allá puede ser de lo más común, sobre todo si la barrera del lenguaje es el principal obstáculo para entender la naturaleza de un juego. TRIO The Punch, sin embargo, confunde incluso a jugadores japoneses. Es como si alguien hubiera tomado un videojuego y lo hubiera pasado por un traductor en línea: el resultado es hilarante, fracturado e incomprensible.

El jugador controla a uno de tres posibles personajes, los tres arquetipos del género de "peleas de lado": un ninja (Shinobi), un bárbaro (Golden Axe) y un "chico rudo" (Streets of Rage). La mecánica base enfrenta al personaje con hordas de enemigos apareciendo a ambos lados de la pantalla, mientras avanza hacia la derecha. Lo explicable termina aquí, sin embargo, porque el juego abandona los convencionalismos del género y conforme el jugador avanza no sabe qué es lo que el siguiente nivel pueda depararle. Hay niveles en los que sólo se requiere eliminar a dos villanos comunes y corrientes para completarlos. Otro nivel puede contener docenas de enemigos y al final un "Jefe", mientras que el siguiente nivel te coloca de inmediato en un encuentro con otro "Jefe", y al eliminarlo todavía resta avanzar el resto del nivel.

Hay niveles en los que en vez de controlar el personaje, el jugador controla una oveja rosa. Al recibir daño de ciertos enemigos, el personaje se transforma en una versión microscópica del mismo, sin que exista un patrón aparente. La música nunca cambia y nunca se interrumpe, ni siquiera entre niveles o cuando el jugador muere. El texto japonés es una mezcla de hiragana, katakana y kanjis, las tres formas de escritura japonesa, y el texto en inglés es ininteligible. La pantalla de "Game Over" muestra la escultura de Miguel Ángel Esclavo Moribundo; si el jugador decide continuar, el rostro de la escultura cambia a la de un payaso.

No se debe descontar que, como la serie Parodius, de Konami, el juego sea una parodia del género de acción o incluso de los videojuegos en general. Podrían explicarse así las libertades que se tomó Dataeast con la estructura del juego. Aún así, hay demasiados elementos que parecen salidos de la misma sesión en la que Salvador Dalí y Luis Buñuel escribieron Un perro andaluz. Quizá sólo fue una elaborada broma, una apuesta para ver cuántos non sequiturs podrían colocar en un juego... Han pasado ya 18 años, el juego ya apareció en PSP y PS2, y aún no se saben las razones detrás de este sueño febril puesto en videojuego.


Tags: curiosidades



Añadir comentario