Mi?rcoles, 24 de diciembre de 2008

Los 5 videojuegos m?s extra?os - 4? parte

Seaman

Año de lanzamiento: 1999
Desarrollador: Vivarium, Jellyvision
Plataforma: Dreamcast

Seaman es probablemente el mejor ejemplo de lo que se mencionó anteriormente con respecto al Dreamcast: una experiencia única que aprovechó la tecnología de manera muy inteligente y aún así terminó alienando a la mayoría de los jugadores. Una especie de Tamagochi de pesadilla, Seaman te pone a cargo de un acuario habitado por creaturas llamadas Seamen, con cuerpo de pescado y rostro humano. El juego incluye un micrófono que se conecta al control, y la mayor parte de la interacción con las creaturas es platicando con ellas.

En términos de mecánica el juego es particular por que, pese a que el jugador no hace mucho, el juego requiere una atención constante, ya que Seaman requiere de los mismo cuidados de un pez. El jugador debe cerciorarse de que nunca le falte alimento, su agua esté limpia y la temperatura sea la adecuada: dos días de ausencia pueden significar la muerte.

Además de su extraña apariencia y los constantes cuidados que requería, lo que acabó obligando a abandonar el juego a muchos jugadores fue que, pese a que el reconocimiento de voz era bastante sofisticado, Seaman en sí era una creatura hosca, burlona y que, aunque se queja cuando tiene hambre o frío, a menudo ignora al jugador cuando intenta hablar con él. Para muchos, Seaman fue simplemente una novedad, "el juego del pescado grosero". Sin embargo, quienes tengan la paciencia de cuidarlo y atenderlo, y adaptarse a sus malos modos, se ven recompensados al final. Aunque la escena de alguien hablando con un micrófono de plástico para así conversar con un pescado con rostro humano en la pantalla del televisor sea una escena surreal, Seaman es quizá el simulador más realista de lo difícil que puede ser cuidar de otro ser vivo.


Tags: curiosdades



Añadir comentario